Infinera: cinco victorias que muestran cuatro tendencias clave

El mercado de cables submarinos se encuentra increíblemente activo en estos momentos y lo ha sido durante varios años. Según TeleGeography, el ancho de banda internacional casi se duplica cada dos años, y esto se refleja en los nuevos despliegues de cables como Equiano y 2Africa en África y sus alrededores, así como en las importantes actualizaciones de cables que abarcan varias regiones, como ser AAE-1. Medio Oriente se halla en la encrucijada de las telecomunicaciones internacionales, sobre todo por el gran número de cables submarinos que atraviesan la región.

Desde Infinera, observamos las tendencias que se están produciendo en todo el sector, resumidas a continuación:

EXA Infrastructure implementa ICE6 de Infinera en el nuevo Trans Adriatic Express de baja latencia.
EXA es uno de los mayores operadores mayoristas del mundo, y posee importantes activos de fibra oscura en toda Europa, además de operar una plataforma de red multiservicio mayorista y múltiples centros de datos. Trans Adriatic Express (TAE) es un sistema de cable submarino que une la actual huella europea de EXA con Turquía a través de Albania y Grecia. Una ventaja clave de este cable es la posibilidad de acortar la ruta tradicional desde Extremo Oriente a Europa, que suele pasar por el mar Mediterráneo hasta Marsella, y de ahí a Francia y el resto de Europa. Unas rutas más cortas se traducen en una latencia menor para unos servicios que, cada vez más, pretenden ofrecer tiempos de respuesta superiores. Para este proyecto, EXA eligió la solución ICE6 de Infinera, que actualmente goza de un amplio reconocimiento como el motor óptico de mayor rendimiento del mercado. Además, tiene la ventaja adicional de ofrecer los plazos de entrega más cortos.


Principal tendencia: Rutas más cortas (de menor latencia) y alternativas desde Asia a Europa
Hawaiki – Rendimiento extra en rutas de larga distancia. Hawaiki es un sistema de cable transpacífico de más de 15.000 km que conecta Australia, Nueva Zelanda, Samoa Americana, Hawái y la costa oeste de Estados Unidos, y que entró en servicio en julio de 2018. Es un cable no compensado, diseñado para la transmisión coherente. Los cables como Hawaiki se diseñaron para ofrecer un rendimiento óptico muy alto y permiten a los últimos transpondedores, como el ICE6 de Infinera, demostrar de verdad lo que son capaces de hacer. Los últimos transpondedores pueden acercarse mucho al límite teórico de eficacia espectral de una fibra óptica, a veces denominado límite Shannon (aunque técnicamente es inexacto, ya que Shannon trabajaba con medios de comunicación lineales). La “brecha hacia Shannon” es la diferencia entre este máximo teórico y el rendimiento real de los últimos transpondedores. Hasta ahora, cada generación de transpondedores ha podido aprovechar la potencia de procesamiento adicional de los ASIC para aplicar técnicas de transmisión más sofisticadas y acortar aún más la distancia.

Principal tendencia: Acortando la brecha a Shannon en cables submarinos de alto rendimiento SEACOM – Cables nuevo a África
El continente africano está disfrutando de un enorme aumento de la conectividad submarina, con cables como PEACE, 2Africa, Africa-1, Raman, Medusa, IEX, SEA-ME-WE 6 y por supuesto, Equiano, que se desplegarán a lo largo del próximo año. Equiano lleva el nombre del escritor y abolicionista nigeriano Olaudah Equiano, y el cable va de Portugal a Sudáfrica, una distancia de unos 15.000 km. El objetivo de SEACOM era ser el primer operador en utilizar el cable Equiano, y quedaron muy satisfechos con el rendimiento de ICE6 y sus cortos plazos de entrega. Como parte del servicio disponible para clientes mayoristas y empresariales a partir de marzo, SEACOM ofrecerá una ruta exprés de Ciudad del Cabo a Lisboa. Esto significa que los clientes disfrutarán de conectividad de alta velocidad sin que sus datos se desvíen a otros países durante la transmisión.

Principal tendencia: Nueva capacidad masiva en África
AJC – El activo que sigue dando beneficios

Uno de los temas comunes en ambas conferencias fue el hecho de que el tiempo necesario para obtener permisos para nuevos cables es cada vez más largo. Esto significa que es más importante que nunca aprovechar al máximo la vida económica de los cables existentes. Australia-Japan Cable (AJC) es un sistema de cable de 12.700 km que, como su nombre indica, conecta Australia y Japón a través de Guam, y estuvo listo para entrar en servicio (RFS) en diciembre de 2001. AJC ya utiliza la tecnología ICE4 de Infinera, pero nos entusiasmó tener la oportunidad de utilizar el cable como banco de pruebas para nuestros algoritmos de motores ópticos de nueva generación. Para que quede claro, no se trata de un prototipo: es un banco de pruebas fuera de línea que captura la señal, que luego se introduce en una potente unidad de procesamiento gráfico (GPU). El uso de GPU permite ajustar el funcionamiento de los algoritmos de una forma que no es posible una vez grabados en silicio. El resultado es una capacidad de pares de fibras un 17% superior a la de los transpondedores ICE6 de última generación, que ya se consideran los motores ópticos más potentes del mercado.


Unity: duplicar la capacidad a mitad de vida
Unity fue RFS en 2010, fue uno de los últimos cables gestionados por dispersión que se construyeron a través del Pacífico, y tenía una capacidad de diseño inicial de 96 longitudes de onda de 10 Gb/s, o 960 Gb/s por par de fibras (7,68 Tb/s para los ocho pares de fibras). Se extiende a lo largo de 9.620 km y proporciona una conexión directa entre Japón y EE.UU. En toda la región de Asia-Pacífico, el tiempo necesario para obtener nuevos permisos de cableado ha aumentado drásticamente en los últimos años, por múltiples razones, entre ellas cuestiones medioambientales y geopolíticos. En consecuencia, es más importante que nunca extender la vida económica de todos los cables submarinos existentes. Utilizando los transpondedores ICE6 de Infinera, Unity ha estimado una duplicación de la capacidad, lo que se traduce en un aumento del 25% de la vida útil del cable, con cada par de fibras capaz ahora de suministrar hasta 7,4 Tb/s de capacidad.
Tendencia clave para AJC y Unity: Los atrasos en los permisos de nuevos cables y el incesante crecimiento de la capacidad impulsan la necesidad de prolongar la vida económica de los cables heredados con actualizaciones avanzadas de los transpondedores.
Está claro que la capacidad de las redes submarinas continúa creciendo, e ICE6 ofrece el máximo rendimiento de cualquier opción disponible en la actualidad.
Infinera ha demostrado su capacidad para ofrecer un excelente rendimiento de la inversión en sistemas de cable submarino existentes de todas las edades.

Por Andrés Madero, Director de Tecnología de Infinera para América Latina y el Caribe