Cinco claves para elegir el software de ERP indicado para cada empresa

A la hora de elegir un sistema de este tipo, es fundamental entender qué procesos de negocio se necesitan resolver para validar si el sistema que se está analizando las soporta y con qué alcance.

El sistema de planificación de recursos empresariales (en inglés: Enterprise Resource Planning) conocidos como ERP es un software de primera necesidad para la gran mayoría de las empresas. Se trata de un sistema que engloba todos los procesos, funciones y tareas fundamentales para la articulación de un negocio. Esto incluye finanzas, gestión de inventarios, procesamiento de pedidos de clientes, recursos humanos, fabricación, entre otras tantas funciones relacionadas a Finanzas u Operaciones.

A la hora de elegir un sistema de este tipo, es fundamental entender qué procesos de negocio se necesitan resolver para validar si el sistema que se está analizando las soporta y con qué alcance. De la mano de AW, compañía con más de 25 años de experiencia en el segmento de ERP y sus necesidades de localización, estas son cinco claves para elegir de forma correcta un software de ERP.

  1. Lo primero a tener en cuenta a la hora de buscar un nuevo sistema ERP es el tamaño y la naturaleza del negocio. Una pequeña empresa podría beneficiarse de algo sencillo y fácil de utilizar con dispositivos móviles, mientras que una gran empresa necesitaría una plataforma global, escalable y con alcance mundial. A su vez, también es necesario analizar cómo está estructurada la empresa: ¿cuenta con varias sucursales?, ¿trabaja con más de una moneda?, ¿distribuye nuestros productos a escala internacional? Responder a estas preguntas ayudará a determinar qué tipo de sistema se requiere.
  2. Es importante tener en claro el estadío de la organización. Si está empezando, puede que no requiera de una solución que ofrezca todo resuelto, sino que se centre en áreas específicas como la gestión de inventarios y el procesamiento de pedidos de venta. Si el plan es expandirse y crecer, entonces puede que merezca la pena considerar una solución que ofrezca más flexibilidad en términos de escalabilidad.
  3. Es vital verificar si la solución cumple con estos los requisitos fiscales de los países en los que opera la empresa, y en caso de que no los cumpla de forma nativa, es importante saber si existe una solución que pueda adaptarse a ellos. También es clave entender qué tan involucrado está el proveedor de servicios o implementador de la solución con la aplicación y las normativas fiscales aplicables.
  4. Otras cuestiones a tener en cuenta son los aspectos relacionados con el mantenimiento del sistema: ¿dónde se encuentra alojado el sistema?, ¿requiere algún tipo de despliegue de infraestructura de su parte?, ¿es una solución On-Cloud o On-Premise? Las respuestas a estas preguntas ayudarán a entender qué costos y tareas se deben asumir de forma recurrente todos los meses y cuánta responsabilidad se tendrá sobre ellas. Si bien hoy en día muchos sistemas trabajan 100% en la nube, es importante realizar un análisis detallado y validar si la nube en la que se encuentra implementado pertenece al mismo proveedor o a un tercero, ya que esto le dará información importante sobre la plataforma a la que se estará subiendo. Es esencial comprender cómo se comercializa el sistema. ¿Se encuentra bajo un modelo SaaS en el que solo se ocupa de utilizar el sistema o, por el contrario, es responsable de cuestiones relacionadas con aplicaciones, tiempo de ejecución, sistemas operativos o middleware, entre otros? No deben subestimar estos aspectos, ya que pueden tener un impacto significativo en los costos, eficacia y eficiencia de la plataforma a largo plazo.  Por último, es de vital importancia entender cómo se integra la aplicación con las herramientas que se utilizan diariamente, como el correo electrónico, el chat empresarial o el software de hojas de cálculo y procesamiento de textos. Si se logra encontrar una solución que trabaje de forma natural con las mismas herramientas que ya utilizan los equipos de trabajo a diario, habrá una parte importante de la aceptación de sus usuarios asegurada.

“Elegir el ERP adecuado es determinante para el éxito a largo plazo de cualquier empresa. Es importante tomar en consideración los requerimientos actuales y futuros del negocio al seleccionar la solución de software empresarial. La inversión en un ERP de calidad puede ayudar a las empresas a optimizar sus procesos de negocio, aumentar su productividad y mantenerse competitivos en un mercado en constante cambio”, señala Alejandra Oniszczuk, CEO de AW.

La localización para Latinoamérica de AW está integrada en las aplicaciones Dynamics 365 Finance, Dynamics 365 Supply Chain Management y Dynamics 365 Project Operations y cubre más de cien características fiscales, contables y legales para 14 países de la región. También está integrada la aplicación Dynamics 365 Business Central, que reúne automáticamente los sistemas y procesos para que las compañías puedan administrar mejor las finanzas, las ventas, los servicios y las operaciones, todo desde una solución unificada.